TOTALÁN: NO PUDO SER… DOS HERMANAS TAMBIÉN LLORA EL FATAL DESENLACE

El cuerpo sin vida de Julen, el niño de dos años que cayó en un pozo el pasado domingo 13 de enero en el municipio malagueño de Totalán ha sido hallado en la madrugada de este sábado, según han confirmado fuentes de Subdelegación del Gobierno. Así, una vez que los equipos de rescate accedieron al punto del pozo donde se buscaba a Julen, a más de 71 metros de profundidad, y se localizó el cuerpo sin vida del pequeño, se ha activado la comisión judicial.

Aunque han sido los especialistas de la Brigada de Salvamento Minero los que han accedido al lugar en el que estaba atrapado el pequeño, las actuación de rescate del cuerpo ha correspondido a la Guardia Civil, que debe levantar acta como Policía Judicial. Hay que recordar que tras la denuncia de los padres se mantiene abierta una investigación judicial por la desaparición del menor y el incidente sufrido.

ESCUCHA AHORA LA CRÓNICA MÁS COMPLETA DE LAS 299 HORAS MÁS ANGUSTIOSAS [Pincha audio]

CONDOLENCIAS EN LAS REDES

Personalidades del mundo de la política, cultura o la sociedad han ido mostrado sus condolencias en las primeras horas tras conocerse el fatal desenlace en Totalán.




El momento más duro

En los momentos siguientes al hallazgo, las autoridades primero han informado a la familia y se han movilizado efectivos para trasladar a los padres del pequeño hasta el lugar, un momento que se ha vivido con tensión, según testigos. Minutos antes de hacerse pública oficialmente la localización del cadáver, en la vivienda de Totalán donde estaban acogidos desde hace varios días los padres del niño se han escuchado gritos de “¡otra vez no!, ¡otra vez no!”, posible alusión a Oliver, el otro hijo hermano mayor de Julen que falleció súbitamente en 2017 con 3 años, apunta Efe.

También se ha desplazado a la zona un furgón funerario y se ha sumado una ambulancia al dispositivo de emergencias. En torno a las 4.30 horas el vehículo forense abandonaba el lugar con destino al Instituto de Medicina Legal de Málaga, donde se le practicará la autopsia al cadáver.

El delegado del Gobierno en Andalucía, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, ha confirmado la muerte de Julen y ha mostrado sus condolencias a la familia a través de un tuit.

El niño, vecino de la barriada malagueña de El Palo, donde los padres son muy conocidos, se encontraba por debajo de los 71 metros de profundidad donde se localizó el tapón de áridos, tal y como los técnicos habían calculado, aunque de momento no han trascendido más datos.

El alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, se ha dirigido también en las redes sociales a la familia y amigos lamentando la pérdida del pequeño y agradeciendo las muestras de solidaridad y el esfuerzo de todos los integrantes del dispositivo de rescate; además ha decretado luto oficial en la ciudad.

Terreno complejo y duro

El niño, que estaba con unos familiares en una finca, cayó por accidente en un orificio de sondeo o prospección para buscar agua de pequeño diámetro pero gran profundidad. Desde entonces se activó un operativo para rescatarlo formado por efectivos de distintos cuerpos que han estado trabajando en el lugar día, tarde y noche sin descanso y haciendo frente a las grandes dificultades técnicas que se han ido encontrando, especialmente por la dureza del terreno, la cual ha llevado a realizar incluso cuatro microvoladuras en la galería horizontal que ha dado acceso al cuerpo de Julen.

Así, estos días ha habido efectivos de la Guardia Civil de diversas unidades, como del equipo de montaña, unidades de la localidad de Vélez-Málaga, del Seprona, de Actividades Subacuáticas, Tedax; así como administraciones como el Gobierno central, la Junta de Andalucía, la Diputación malagueña y los ayuntamientos de Totalán y Málaga y organismos dependientes de las mismas como 112 Andalucía, el Consorcio Provincial de Bomberos y de la capital.

También han estado participando en el rescate profesionales de distintos sectores, como del Colegio de Ingenieros y Caminos de Málaga, de Minas, así como las empresas Expoa, Actua, Civiliza, Cemosa, Rodio, Narval Ingeniería, OHL y la empresa sueca SPT (Stockholm Precision Tools), encargada de geolocalizar a los 33 mineros chilenos que fueron rescatados en el año 2010. Además han colaborado en estas labores la empresa Pepe Nuñez, Acosol, Restitubo, SGO Obras y el Club de Montañismo de Rincón de la Victoria, entre otros.

También la brigada de Salvamento Minero de Hunosa, procedente de Asturias, se desplazó hasta la localidad malagueña para ayudar en las tareas de rescate, un trabajo crucial para sacar al pequeño y no exento de complicaciones que ha concluido finalmente en la madrugada de este sábado.

Descenso del equipo de rescate por el túnel

Así, después de que una perforadora fuese realizando la galería vertical paralela al pozo donde se encontraba Julen, no sin encontrarse dificultades que ralentizaron los trabajos por la roca, y en lo que se tardó 55 horas; se procedió al encamisado. Sin embargo, al llegar a la cota de 42 metros de profundidad una desviación propició un cambio de planes, de manera que tuvieron que sacarse de nuevo los tubos, reperfilar la perforación y volver a iniciar las labores de entubado.

Tras ello, este jueves a las 17.33 horas estos especialistas, considerados un cuerpo de elite, se introdujeron en la cápsula ideada por el director técnico del Consorcio Provincial de Bomberos de Málaga, Julián Moreno, y ejecutada por dos herreros malagueños, para ejecutar los trabajos con pala y martillo neumático hasta llegar al menor.

Por turnos de entre 40 minutos y una hora fueron cavando la galería horizontal de cuatro metros hasta conectar con el pozo al que cayó el pequeño. En su trabajo se fueron encontrando con dificultades, de nuevo por la extrema dureza del terreno, siendo necesarias incluso microvoladuras controladas, que ralentizaron algo más los tiempos previstos.

Desde la Guardia Civil han insistido todos estos días en que se ha estado trabajando con la idea de que Julen estaba vivo. El miércoles 16 de enero se conoció, además, que el mismo día de la caída al pozo se extrajeron restos biológicos que, tras analizarse y casar con el ADN de los padres y del propio biberón del niño, indicaron que eran del pequeño.

También se constituyó un comité asesor formado por el Colegio de Ingenieros de Málaga con técnicos diversos y empresas para ayudar en todo momento durante las complicadas labores de proyección y ejecución de las diversas medidas. Estos días el delegado de dicho Colegio en Málaga, Ángel García Vidal, ha sido el portavoz y ha estado explicando los pasos que se han ido dando para localizar al niño.

La subdelegada del Gobierno, María Gámez, ha recordado en diversas comparecencias el trabajo “sin descanso” realizado y la complejidad de las actuaciones, además de dar todo su apoyo y cariño a la familia de Julen; al igual que el delegado del Gobierno en Andalucía, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis o el nuevo presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, que se desplazó al lugar el sábado 19 de enero, destacando, asimismo, la labor sin descanso realizada para sacar al niño del pozo y la magnitud de los trabajos acometidos.

Mientras tanto, los padres del pequeño, José y Victoria, han estado en todo momento en el lugar, primero en una carpa en la zona y, después, por seguridad y dada la magnitud de las obras, en una casa cedida por una vecina de la localidad. El pasado jueves participaron en una vigilia organizada por Juan José Cortés, el padre de la niña Mariluz asesinada en Huelva en 2008, en apoyo a los efectivos y para dar fuerza a los progenitores.

El padre del pequeño, José Roselló, que agradeció los trabajos que se han estado acometiendo, confió, en unas declaraciones que hizo a los medios de comunicación en los primeros días, que su hijo seguía vivo, admitiendo que tanto su mujer como él estaban “muertos” tras tantos días de espera pero con la esperanza de que tienen en el cielo un ángel, en referencia a un hijo de tres años que falleció hace algo más de un año.

Después de casi 13 días de intenso e incesante trabajo, en el que se ha utilizado maquinaria propia de una obra de ingeniería civil, que es lo que se ha ejecutado para llegar hasta el pequeño Julen, no han cesado las muestras de solidaridad con la familia del niño y todos los participantes en estas arduas tareas de rescate, quienes han recibido, además, el calor del pueblo de Totalán que ha llevado comida, bebida y otros útiles para todo el operativo.

x

Usamos cookies para brindarle la mejor experiencia en línea. Al aceptar que acepta el uso de cookies de acuerdo con nuestra política de cookies.

Acepto No acepto Centro de privacidad Configuracion de Privacidad + sobre las cookies