PRISIÓN PARA LAS DOS INVESTIGADAS POR EL TRIPLE CRIMEN DE DOS HERMANAS

El Juzgado de Instrucción número 19 de Sevilla, cuya titular es la magistrada Ana Escribano, ha acordado reformado el auto de libertad provisional para las dos únicas acusadas que no se encontraban en prisión con respecto a la causa del triple crimen de Dos Hermanas, en el que Yilmaz Giraz su pareja Sandra Capitán y la hija de ésta última fueron asesinados y enterrados en una fosa de sosa cáustica en una vivienda de la calle Cerro Blanco de la localidad nazarena, por lo que ha decretado la prisión preventiva sin fianza para Manuela M.O. y cárcel preventiva con una fianza de 20.000 euros para Joaquina H.J.

En el auto, fechado este pasado viernes y al que ha tenido acceso Europa Press, la juez ha dictaminado esta disposición a tenor de lo que prevé el artículo 503 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal (LECrim) que permite la resolución de la medida de prisión preventiva cuando ésta está lo suficientemente motivada.

Manuela M.O. fue condenada en enero de 2013 por la Audiencia de Sevilla a tres años de prisión, una pena que fue suspendida por un periodo de cinco años en junio de 2014. En diciembre de 2017 fue detenida e imputada por su presunta implicación en el secuestro y asesinato de Sandra Capitán, de 26 años, su hija Lucía Begines, de seis años, y su pareja, Yilmaz Giraz, conocido como «el Turco», de 54 años, cuyos cuerpos sin vida fueron hallados el 2 de octubre de 2017 enterrados en una fosa en el número 168 de la calle Cerro Blanco del barrio del mismo nombre de Dos Hermanas. Sus familiares denunciaron la desaparición de estas tres personas dos semanas antes.

Esto es, cuando el día 16 de septiembre de 2017 se ejecutó el secuestro y el asesinato de Sandra, Lucía y Yilmaz, de los que era «conocedora y cómplice», según la Fiscalía y la juez instructora, Manuela M.O., ésta estaba disfrutando de la suspensión de su pena. Esta acusada fue detenida e imputada por su presunta implicación en estos hechos en diciembre de 2017.

Además de Manuela M.O., los otros seis detenidos y encarcelados provisionalmente son Ricardo G.H., conocido como el «Pollino», quien confesó los hechos inicialmente cuando fue detenido en octubre de 2017el padre de éste, Ricardo G.G., alias «el Cabo»; su madre, Joaquina H.J. -que también fue enviada ayer a la cárcel con carácter provisional eludible con el pago de una fianza de 20.000 euros-; su mujer, Elisa F.M.; David H.P. y su amigo José Antonio M.B.

La Fiscalía pide prisión permanente revisable para los cinco detenidos que hasta ayer se encontraban en la cárcel de forma provisional y 19 años para Manuela y siete y medio para la madre del «Pollino». Las acusaciones particulares elevan las peticiones de pena hasta la prisión permanente revisable para todos.

Número 168 de la calle Cerro Blanco donde fueron hallados los cuerpos de las víctimas del triple crimen

Currículum delictivo

Según han asegurado a este periódico fuentes del caso, esta condena no es la única que pesa sobre esta acusada, que desde ayer se encuentra en prisión provisional, comunicada y sin fianza por orden de la juez de Instrucción número 19 de Sevilla.

El 29 de enero de 2013 la Sección Tercera de la Audiencia de Sevilla condenó a Manuela M.O. a tres años de prisión por un delito de tráfico de drogas y a un año de cárcel por un delito de tenencia ilícita de armas. Ambas penas fueron suspendidas con fecha de junio de 2014. La primera por un periodo de cinco años, la segunda por un año.

El 16 de enero de 2018, cuando ya estaba imputada por el triple crimen de Cerro Blanco, fue condenada por la Sección Octava de la Audiencia de Jerez de la Frontera a tres años de cárcel por un deilto de tráfico de drogas. Esta pena, sorprendentemente, también fue suspendida por un plazo de tres años.

Pero ahí no queda su curriculum delictivo. El 17 de enero de 2018 la Guardia Civil, a través de una nota de prensa, informaba de su detención, junto a David H.P., otro de los detenidos por los sucesos de Dos Hermanas, en un robo perpetrado con violencia en el domicilio de una mujer mayor en Carmona, donde el Juzgado de Instrucción número dos lleva la causa. Los hechos habían ocurrido a principios de septiembre de 2017, esto es, días antes del secuestro y asesinato de Yimaz, Sandra y su hija.

Como mínimo, según la Fiscalía y la juez instructora, esta acusada es «cómplice» de los secuestro y asesinatos

Tras una comparecencia ayer en el Juzgado de Instrucción número 19 de Sevilla a petición de los abogados de Josefa Capitán, madre y abuela de las víctimas, y de la hija del «Turco», la juez acordó reformar el auto de libertad provisional de Manuela M.O. y decretar su ingreso en prisión comunicada y sin fianza.

Y es que la situación procesal de Manuela M.O. «ha empeorado considerablemente». Según se recoge en el auto de la instructora, al que ha tenido acceso este periódico, esta acusada fue la encargada de contactar con David y José Antonio para llevar a cabo el «macabro plan», como lo define la Fiscalía, del clan de «los Cabos».

Según el escrito de acusación de la Fiscalía, el 12 de septiembre, «el Pollino» contactó con Manuela M.O. y le pidió buscar a alguna persona «dispuesta a secuestrar y, eventualmente, acabar con la vida de Yilmaz». Dos días después, Manuela contacta con David, monitor de artes marciales al que conocía porque trabajó de portero de una discoteca que ella regentaba.

Ella le explicó el encargo y él aceptó. Aquel mismo día por la tarde «el Pollino» se vio en la casa de Manuela con David, al que le dijo que lo que quería era que «redujera a un hombre que le debía dinero, que lo llevara por la fuerza hasta su domicilio -en Cerro Blanco- y lo golpeara hasta que fuese necesario». De no conseguir el dinero, «debía acabar con su vida». Para este terrible trabajo tenía que buscar a otra persona y David habló con José Antonio. Y todo a cambio de 3.000 euros a repartir.

En el auto de ingreso en prisión que fue ella quien puso en contacto al «Pollino» con David H.P., y que la acusada presenció la conversación entre ambos en la que planearon el secuestro y muerte, de al menos, el «Turco». «De todo ello era conocedora Manuela», dice la instructora.

Igualmente, también apunta que hay indicios de que la acusada pudo mantener contactos posteriores a la ejecución de los hechos con David. «Eso la convierte como mínimo, como señala la Fiscalía en su escrito de calificación, en cómplice de los delitos».

x

Usamos cookies para brindarle la mejor experiencia en línea. Al aceptar que acepta el uso de cookies de acuerdo con nuestra política de cookies.

Acepto No acepto Centro de privacidad Configuracion de Privacidad + sobre las cookies