LA VÍCTIMA DEL CRIMEN DE DOS HERMANAS ERA UN VECINO CONOCIDO

El joven de 34 años era hijo de un empresario de la construcción y había tenido problemas con las drogas desde muy joven

La Policía Nacional ha detenido en Sevilla a siete personas de entre 23 y 61 años acusadas de participar en el secuestro y posterior muerte de hombre cuyo cadáver apareció en el municipio de Dos Hermanas. Se trata de Cayetano un vecino de Dos Hermanas de 34 años, que apareció muerto en las inmediaciones de la finca familiar, en un paraje conocido como las Marías Chicas.

Según ha informado la Policía en un comunicado, los arrestados, miembros de un grupo dedicado a la venta de sustancias estupefacientes, presuntamente detuvieron ilegalmente, amordazaron y golpearon a la víctima hasta causarle la muerte.

Estos hechos se iniciaron a principios del pasado mes de marzo toda vez que en la tarde del día los familiares pierden el contacto con la víctima. Ese día, los ahora detenidos trasladaron a la víctima, junto con su compañero de trabajo, a una vivienda del barrio de Las Tres Mil, donde los retuvieron contra su voluntad, ya que los acusaban del robo de una partida importante de marihuana en cuya venta habían actuado como intermediarios.

Las víctimas fueron maniatadas, amordazadas y golpeadas, ocasionando lesiones de gravedad que acabaron con la vida de uno de los retenidos si bien la otra víctima fue puesta en libertad tras entregar las escrituras de una parcela de su propiedad como compromiso de pago de la droga sustraída.

 

Aparición del cadáver

La investigación se inició una vez apareció el cadáver de un varón de 34 años en un descampado urbano de la localidad de Dos Hermanas, el cual presentaba signos evidentes de violencia. Las primeras gestiones permitieron su identificación completa, continuando con toma de declaraciones tanto del entorno de la víctima como de testigos.

Los agentes consiguieron así establecer el móvil del homicidio, que no es otro que lo que se conoce como un «vuelco» de la marihuana, esto es, robar la droga unos delincuentes a otros. Así, fruto de la investigación se logra identificar a los presuntos autores.

Con todo, la Policía detuvo a los presuntos autores del homicidio tras el correspondiente dispositivo establecido en la barriada de Las Tres Mil Viviendas, a las que siguieron también tres registros. En los mismos, se intervino sustancia de corte, efectos utilizados en la venta de drogas y vestigios biológicos relacionados con la investigación que están pendientes de analizar.

Finalizado el atestado, los detenidos fueron puestos a disposición del Juzgado de Instrucción número 2 de Dos Hermanas en funciones de guardia, decretando el ingreso en prisión para dos de los detenidos. Actualmente, otro de los principales implicados permanece pendiente de localización y detención.

 

CAYETANO ROMERO, LA VÍCTIMA NAZARENA

La víctima del crimen de Dos Hermanas, Cayetano Romero, era un joven de 34 años muy conocido en esta ciudad. Era hijo de un empresario de la construcción que se arruinó en los tiempos de la crisis. Desde muy joven tuvo problemas con las drogas y su padre lo envió a Tenerife para que se desintoxicara. Allí ya hubo a quien le pedía dinero porque había contraído deudas.

Cayetano Romero, víctima del crimen de Dos Hermanas, sobre el escenario donde fue hallado su cadáver

Más adelante, de vuelta en Dos Hermanas y agobiado por las deudas, vendió un coche de la marca Mercedes a quien quisiera comprarlo. Cayetano Romero trabajaba en una residencia canina situada muy cerca del lugar en el que se encontró su cuerpo, en el paraje conocido como las Marías Chicas, cerca de la salida de Dos Hermanas de la N-IV.

Sus asesinos lo secuestraron y lo torturaron hasta la muerte porque le acusaban de ser el responsable del robo de una partida de marihuana en la que supuestamente había ejercido de intermediario. Su compañero de trabajo salvó la vida porque pagó con las escrituras de una parcela.

La Policía Nacional ha detenido a siete personas por su presunta implicación en el homicidio. Pertenecen a un clan de narcotraficantes de las Tres Mil Viviendas. Raptaron a Cayetano y su compañero de trabajo el día 1 de marzo y los torturaron en un piso de este barrio. Una vez muerto, abandonaron el cadáver en un descampado de Dos Hermanas.

x

Usamos cookies para brindarle la mejor experiencia en línea. Al aceptar que acepta el uso de cookies de acuerdo con nuestra política de cookies.

Acepto No acepto Centro de privacidad Configuracion de Privacidad + sobre las cookies