EL EXCOMISARIO VILLAREJO SEÑALA AL CONSTRUCTOR NAZARENO LUIS PORTILLO COMO TESTAFERRO DE LA JUNTA

Según publican los compañeros del diario ABC, el comisario ya jubilado José Manuel Villarejo identificó al constructor sevillano Luis Portillo como «un testaferro de la Junta de Andalucía» en una de las conversaciones que mantuvo con representantes de BBVA. Desde la entidad financiera le encargaron investigar al fundador de la empresa Expo-An, con la que a partir de 1987 hizo una fortuna a la sombra de las obras de la Expo 92 de Sevilla. El empresario del ladrillo, que protagonizó la mayor quiebra de la historia de Sevilla con el pinchazo de la burbuja inmobiliaria, debía en torno a 70 millones de euros al banco, dinero que intentaba recuperar aunque fuera buscando «una solución amistosa».

Resultado de imagen de josé Manuel Villarejo

En este contexto, según publica el digital Moncloa.com, el banco encargó al comisario investigar si el que fuera presidente de Inmobiliaria Colonial —compañía que llegó a salir en Bolsa— había ocultado bienes para eludir sus obligaciones. El ex agente policial mostró sus reservas hacia esta labor de espionaje a interlocutores de la entidad amparándose en «las conexiones con los socialistas andaluces». Villarejo les contó que Portillo es «un tipo muy especializado en el tema de ocultar por que él ha vivido de eso».

Resultado de imagen de luis portillo

En las grabaciones realizadas en torno a 2009 que publica Moncloa.com, Villarejo les comenta que «el alcalde de Dos Hermanas»Francisco Toscano, es su «protector, el que le presenta en el clan». «Ahí es donde, o sea, yo creo que el problema de Portillo comienza cuando hay una pelea entre los dos clanes de Andalucía, entre [Manuel] Chaves y el actual presidente de la Junta [José Antonio Griñán], y a partir de ahí empiezan las tensiones», relata.

El ex agente policial está en prisión preventiva desde el 5 de noviembre de 2017 por orden de la Audiencia Nacional por presuntos delitos de organización criminal, cohecho, blanqueo, descubrimiento y revelación de secretos y extorsión. En su reunión, Villarejo revela que con anterioridad, a petición de otros clientes, había investigado a quien llegó a hacerse con la propiedad de Inmocaral, y se convirtió en el primer accionista privado del BBVA, con el 0,5% del capital en 2005.

Durante la reunión grabada por Villarejo, éste se refirió a «grandes pelotazos» urbanísticos en la década pasada como la compra del 14% de los terrenos de los cuarteles de Tablada en Sevilla a las antiguas cajas El Monte y San Fernando -propietarias de la dehesa desde 1998 cuando el Ministerio de Defensa subastó los suelos. «Respecto a Portillo, estábamos comentando un poco antes, imagino que lo sabéis ¿no? Este hombre es un testaferro de la Junta de Andalucía y de Chaves descaradamente», apuntó el comisario ya jubilado. Entre risas, su interlocutor, le responde: «Algo sospechábamos».

En un informe preliminar fechado el 10 de diciembre de 2009, Villarejo hace referencia a las presuntas conexiones del promotor inmobiliario con el PSOE. Relata que sus orígenes empresariales «arrancan a partir de una modesta cuadrilla de la construcción que su padre, maestro albañil, había levantado en su pueblo natal de Dos Hermanas». En esta ciudad dormitorio de Sevilla Portillo, que llegó a figurar en la lista Forbes, vivía en un chalé de 1.900 metros cuadrados de la urbanización de La Motilla con piscina cubierta que tuvo que abandonar tras la quiebra del grupo Colonial.

Resultado de imagen de luis portillo

En este documento señala que el empresario, cuyo nombre oculta bajo el acrónimo MUN, «diseñó una maraña de propiedades instrumentales» para «generar «confusión ante terceros». A finales de los 80, «convergen los intereses de MUN del PSOE de Andalucía, generándose una alianza con el socialista Francisto Toscano Sánchez, importante miembro del aparato del partido y con Isidoro Beneroso y Juan Pedro Álvarez, socialistas y máximos responsables de la caja de ahorros de El Monte». «Esta alianza —continúa el informe— se consolidó en los meses previos a la Expo 92, donde MUN pasó a ser el empresario de la Junta, a todos los efectos, siendo el entonces delegado del Gobierno en Andalucía Alfonso Garrido Ávila».

ABC se puso en contacto con Toscano, quien declinó pronunciarse sobre este asunto y mostró su confianza en la Justicia.

 

La Operación Nochebuena

PEDRO DE TENA | LIBERTAD DIGITAL

En la mañana del sábado 22 de diciembre de 2007, los presidentes de las entidades de ahorro andaluzas fueron contactados por responsables de la Junta de Andalucía para asistir a una reunión en Sevilla, en la cual se iba a tratar la situación crítica de Colonial, la empresa de Portillo, y la forma de ayudar a la inmobiliaria a salir del bache, operación que contaba con el respaldo del Gobierno y de David Taguas.

Taguas había sido subdirector del Servicio de Estudios del BBVA, puesto que ocupó hasta 2006 y el 6 de noviembre de ese año fue designado director de la Oficina Económica del Presidente, José Luis Rodríguez Zapatero, con rango de Secretario de Estado, en sustitución de Miguel Sebastián. En mayo de 2008, fue nombrado presidente de Seopan (Sociedad de Empresas de Obras Públicas de Ámbito Nacional), el lobby de las grandes empresas constructoras.

Pero los distintos responsables de Cajas, con excepción de Antonio Pulido, hombre de confianza de Manuel Chaves, entonces presidente ejecutivo de Cajasol (resultado de la fusión de Caja San Fernando y El Monte, trataron de escurrir el bulto.

La reunión en cuestión se celebró, en efecto y así lo contó El Confidencial, en la mañana del 24 de diciembre de 2007. Allí estuvieron el alcalde socialista de Dos Hermanas desde 1983 y entonces presidente de la Federación Andaluza de Municipios y Provincias (FAMP), Francisco Toscano Sánchez, amigo íntimo y responsable en gran medida de la deslumbrante irrupción inicial de Portillo en el mundo del ladrillo. Toscano, su esposa y sus familiares forman el Clan Toscano del socialismo sevillano.

Junto a Toscano, se sentaba el actualmente procesado en el caso ERE José Antonio Viera Chacón, exdelegado del Gobierno en Andalucía, exconsejero de la Junta y entonces secretario provincial del PSOE de Sevilla. A los reunidos se les explicó que el plan consistía en sostener la cotización de Colonial en Bolsa mediante la aportación de 100 millones de euros que serían proporcionados de forma alícuota por las Cajas. Además, se les informó de que aquella misma mañana, y a la misma hora, el propio Luis Portillo estaba reunido con David Taguas en la Moncloa.

Sin embargo, la ausencia de las primeras figuras de las Cajas andaluzas todavía existentes, impidieron que se consumara un impuestazo interno para privilegiar a la empresa de Portillo e impedir su hundimiento en la Bolsa.

Libertad Digital se formuló así algunas preguntas: “La cuestión es por qué, para qué, cómo y con qué fines se está gestionando el dinero de las Cajas de Ahorros de Andalucía. ¿Cómo es que fragua una reunión desde la Junta de Andalucía para salvar los dineros de un empresario privado como Luis Portillo? ¿Qué intereses laten tras todo este entramado de empresas participadas por las Cajas de Ahorros? Efectivamente, y como hoy afirma el Partido Popular, es preciso una comisión de investigación sobre las Cajas de Ahorros en Andalucía”.

x

Usamos cookies para brindarle la mejor experiencia en línea. Al aceptar que acepta el uso de cookies de acuerdo con nuestra política de cookies.

Acepto No acepto Centro de privacidad Configuracion de Privacidad + sobre las cookies