DETENIDO UN YAHIDISTA QUE PRETENDÍA PERPETRAR UNA MASACRE EN LA SEMANA SANTA DE SEVILLA

La Policía está registrando su vivienda en la provincia de Sevilla en una operación coordinada por el Juzgado Central de Instrucción número 4 y la Fiscalía de la AN

La Policía Nacional y los servicios de información españoles y marroquíes han desarrollado una operación antiterrorista, dirigida por el Juzgado Central de Instrucción Número 4 y la Fiscalía de la Audiencia Nacional, que ha culminado con la detención en Marruecos de un yihadista que presuntamente tenía previsto atentar en Sevilla, según informa el Ministerio del Interior.

Resultado de imagen de SEMANA SANTA SEVILLA

La Policía Nacional está procediendo al registro de su domicilio en la capital andaluza, según el Ministerio, que acordó la pasada semana el refuerzo de los dispositivos de seguridad y de las capacidades de información, de control y de seguimiento antiterrorista por parte de los Cuerpos de Seguridad del Estado, así como del resto de los cuerpos policiales, con motivo de la celebración de la Semana Santa y de las próximas elecciones.

CONFIRMACIÓN NOTICIA INFORMATIVOS CADENA SER [17:00 h.]

 

Yihadista Sevilla

La Policía Nacional, en colaboración con el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) y los servicios secretos marroquíes, ha detenido en Rabat a un yihadista de 23 años a quien se le investiga por planear, presuntamente, perpetrar una masacre en la Semana Santa sevillana. El terrorista planeaba utilizar un explosivo de fabricación casera conocido como la madre de Satán y tenía intenciones suicidas, si con ello lograba provocar el mayor número de víctimas.

Nota de prensa Oficial de la Policía Nacional

 


Como consecuencia de esta decisión, se están desarrollando dispositivos específicos en cada una de las ciudades españolas para garantizar la seguridad ciudadana y el normal desarrollo de estos actos.

Este refuerzo se concentra, fundamentalmente, en los espacios y medios de transporte, acontecimientos religiosos, de ocio o lúdicos con alta afluencia de personas y en aquellos lugares estratégicos que son imprescindibles para el normal funcionamiento de la actividad ciudadana. Incluido en ese refuerzo de la seguridad, el Ministerio del Interior puso en marcha el pasado 12 de abril un amplio dispositivo de Policía Nacional y Guardia Civil en coordinación con policías autonómicas.

Foto: TATP o triperóxido de triacetona, conocido como la 'madre de Satán'

La ‘madre de Satán’, el potente explosivo casero que ya quiso usar el ISIS en Cataluña y que pretendía usar en Sevilla

‘Madre de Satán’: así es como se conoce a un potente explosivo casero, muy utilizado por Estado Islámico en sus ataques en Europa y el mismo con el que pretendía atentar durante la Semana Santa de Sevilla un yihadista detenido por la Policía española. Su nombre químico es triperóxido de triacetona (TATP) y es extremadamente sencillo de elaborar. De hecho, éste fue el mismo material que elaboraron los terroristas de los atentados de Barcelona y Cambrils en agosto de 2017, el segundo atentado yihadista más duro que ha vivido España. Pero no solo se utilizó entonces: también se usó en los atentados de Casablanca (Marruecos) de mayo de 2003, en los que murieron 45 personas —entre ellos cuatro españoles—; y en los de Londres del 7 de julio de 2005, cinco explosiones que dejaron un total de 56 muertos y 700 heridos. Y en los de Bruselas del 22 de marzo de 2015, y en los ataques de París de noviembre del mismo año.

l TATP recibe el nombre de ‘madre de Satán’ por los servicios antiterroristas de Israel, ya que fue un material cuyo primer uso está registrado por parte de la organización palestina Hamás, en 1997. Es un material muy volátil e inestable en su manipulación, por lo que cualquier roce, golpe o incidencia en su fabricación o transporte puede originar una detonación accidental, según los datos de que dispone la Guardia Civil en España. Además, pueden provocar grandes daños materiales y personales con cantidades pequeñas de este material. A nivel químico, está compuesto por nueve átomos en un solo anillo, aunque lo que lo convierte en un material peligroso es la cantidad de átomos de oxígeno que contiene: las moléculas que contienen un muchos gases ‘atrapados’ son altamente inestables, tal y como recoge la revista científica del ‘American Council on Science and Health‘.

Estructura molecular del TATP o triperóxido de triacetona, conocido como 'madre de Satán'
Estructura molecular del TATP o triperóxido de triacetona, conocido como ‘madre de Satán’

Otra de las características que hace del TATP un material tan inestable es la presencia de enlaces oxígeno-oxígeno: en química orgánica los átomos de oxígeno se suelen unir a átomos de carbono o de nitrógeno, pero rara vez lo hacen entre sí. Las moléculas que contienen enlaces entre oxígeno se conocen como peróxidos, y en el caso de la ‘madre de Satán’ estamos hablando de un triperóxido, es decir, que cada molécula no contiene uno de estos enlaces, sino tres. El principal problema de este material, y que más han aprovechado los terroristas, es su facilidad a la hora de su fabricación: no se trata de un compuesto que necesite de grandes profesionales para ser sintetizado, sino que además de ser sencillo, en Internet se pueden llegar a encontrar ‘recetas’ para fabricar este explosivo con productos de fácil adquisición en tiendas o farmacias.

 

Fácil de fabricar, difícil de detectar

A su volatilidad y extremada potencia se suma que el TATP, hasta hace poco, era muy difícil de detectar por parte de las autoridades. Hasta hace unos años, los métodos estándar de detección de explosivos, basados principalmente en tomografías computarizadas por rayos X y espectometrías de movilidad iónica, no detectaban el triperóxido de triacetona. Se llevaron a cabo las modificaciones necesarias para poder detectar de manera rutinaria el triperóxido de triacetona en aeropuertos. Desde la Universidad de Burgos (UBU) han participado en un proyecto a nivel europeo de bioterrorismo en el que se elaboraron sensores capaces de desarrollar fluorescencia en presencia de ciertas sustancias químicas de interés, entre ellos el TATP.

Tal y como explicó a la agencia SINC Tomás Torroba, coordinador del grupo de investigación de química orgánica de esta universidad, se crearon dos tipos diferentes de sensores fluorogénicos portátiles para el TATP: el primero, publicado en la revista ‘Chemistry: a European Journal‘, es este que en presencia de la ‘madre de Satán’ genera un color y una fluorescencia. Sin embargo, este sensor funciona bien “para detectar el TATP en lugares sensibles, como los aeropuertos”. “Pero es difícil localizar a las personas y objetos que puedan portar este polvo”, sostiene Torroba a SINC. Para solventar este problema, se enfocaron en el desarrollo de otro sensor capaz de detectar la presencia del triperóxido de triacetona en el aire. Actualmente, existen sensores portátiles en comercialización que, aprovechando la rápida vaporización del TATP, pueden llegar a detectar la presencia de este explosivo.

 

Los planes del yihadismo en España

El Ministerio del Interior ya había reforzado los dispositivos de seguridad en torno a las procesiones de Semana Santa en unas fechas especialmente señaladas, tanto por las aglomeraciones que se producen en estos actos como por la inminencia de las elecciones generales del próximo 28 de abril.

El Estado Islámico, así como otras organizaciones yihadistas, llevan tiempo reivindicando que se perpetren ataques en territorio español, en lo que ellos consideran la recuperación de Al Ándalus. Un atentado contra la Semana Santa estaría doblemente cargado de simbolismo.

La colaboración entre los servicios secretos españoles y marroquíes se ha estrechado en los últimos años. Como ya contó este diario, el CNI puso en marcha una campaña de interrogatorios a decenas de yihadistas en el norte de Siria sobre sus vínculos con España. Los servicios secretos marroquíes supervisaban dichos interrogatorios.

 

Refuerzo de seguridad

El Ministerio del Interior  acordó la pasada semana el reforzamiento de los dispositivos de seguridad y de las capacidades de información, de control y de seguimiento antiterrorista por parte de los Cuerpos de Seguridad del Estado, así como del resto de los cuerpos policiales, con motivo de la celebración de la Semana Santa y de las próximas elecciones.

Como consecuencia de esta decisión, se están desarrollando dispositivos específicos en cada una de las ciudades españolas para garantizar la seguridad ciudadana y el normal desarrollo de estos actos.

Este refuerzo se concentra, fundamentalmente, en los espacios y medios de transporte, acontecimientos religiosos, de ocio o lúdicos con alta afluencia de personas y en aquellos lugares estratégicos que son imprescindibles para el normal funcionamiento de la actividad ciudadana.

Incluido en ese refuerzo de la seguridad, el Ministerio del Interior puso en marcha el pasado 12 de abril un amplio dispositivo de Policía Nacional y Guardia Civil en coordinación con policías autonómicas y locales en toda España.

El yihadismo se ‘atomiza’ en España: más células, más pequeñas, más aisladas

Desde que en 2012 y en el marco de la Guerra de Siria, Al Qaeda fue perdiendo protagonismo en favor del autoproclamado —en junio de 2014— Estado Islámico(ISIS, en sus siglas en Inglés) de Abu Bakr al-Baghdadi, las consignas enviadas desde el califato han ido teniendo su reflejo en Occidente y han dado lugar a mutaciones o adaptaciones en el terrorismo yihadista tal y como lo conocíamos desde los atentados del 11-S de 2001 en EE UU y del 11-M de 2004 en España. Según el último estudio del Real Instituto Elcano, basado en el análisis de una muestra de 215 individuos detenidos (200) o fallecidos (15) en España por pertenencia a organizaciones terroristas de corte islamista, el número de células ha aumentado considerablemente: de la decena detectada hasta ese año 2012, a las 36 desactivadas en los seis años siguientes, hasta 2018. Se trata de redes con un número menor de personas, entre cuatro y siete (no formadas por varias células y hasta 30 individuos como la del 11-M) y más aisladas entre sí, “no hay tanta interconexión”, según señalan los investigadores Fernando Reinares, Carola García-Calvo y Álvaro Vicente en el detallado estudio Yihadismo y yihadistas en España. Quince años después del 11-M, recientemente publicado. El terrorismo islamista se atomiza.

El potente aparato de propaganda creado por el Estado Islámico animó no solo a los 45.000 musulmanes (6.000 de toda Europa y 237 de España) a unirse a su ejército, sino que les impulsó a hacer la yihad en sus propios territorios de residencia. En el caso de los yihadistas detenidos en España —460 antes de 2012, y 420 más desde entonces a 2018—, un 38,7% se había trasladado o había intentado hacerlo a las zonas de conflicto, muchos más (el doble) a partir de 2012. Aproximadamente un 10% de los detenidos desde ese año ha retornado de los territorios del califato. Muchas mujeres con hijos. Fuentes de la lucha antiterrorista estiman que unos 130 individuos, de los que se trasladaron a Siria o Irak desde España, continúan allí; y que cerca de 60 habrían muerto en combate.

Hoy, casi medio millón de muertos después y tras una de las mayores crisis humanitarias (10 millones de desplazados en Siria) que se recuerda desde la Segunda Guerra Mundial —y aunque al Estado Islámico ha colapsado—, sus “soldados” siguen atentando en las ciudades europeas.

Sin ir más lejos, esta misma semana lo hacían en Utrecht (Holanda), donde aparentemente un individuo, presumiblemente un mal llamado lobo solitario—”Siempre están conectados con elementos radicalizadores”, según los expertos— habría asesinado a tres personas y herido a cinco en nombre de Alá. También lo hicieron en España, hace algo más de año y medio, el 17 de agosto de 2017 (17-A), cuando uno de los 10 terroristas que al menos componían la célula de Ripoll se abalanzó con una furgoneta sobre el gentío que paseaba por Las Ramblas de Barcelona, dejando un sangriento rosario de 15 muertos y 131 heridos.

La masacre, unida a los ataques de otros miembros de la red contra transeúntes en el paseo marítimo de Cambrils, podía haber sido mayor, de no ser porque les estallaron los explosivos que manejaban en un chalé de Alcanar, donde murieron dos, entre ellos su líder, el imán de Ripoll, Abdelbaki Es Satty. El control de los llamados precursores se convirtió desde entonces, más si cabe,  en una prioridad para las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, y quedó patente en la Estrategia Nacional contra el Terrorismo 2019.

Otro de los aspectos, recogidos en el estudio, y que supone una variación con respecto a lo ocurrido antes de 2012, es que la radicalización de los miembros de las células se produce, mayoritariamente (91,5% de los casos), en compañía, por contacto, cara a cara con un “agente radicalizador”, y este es mayoritariamente un líder espiritual del movimiento salafista, la más radical del Islam, tal y como ocurrió con Es Satty, que contactó con el grupo de jóvenes en la mezquita.

Frente a la idea generalizada de que la radicalización venía propiciada desde las redes sociales y los potentes aparatos de propaganda y captación del Estado Islámico, se observa al analizar individualmente los casos que lo más habitual es que los terroristas hayan estado en contacto, por razones de vecindad, amistad o familiares, con alguien ya radicalizado. Y se constata un hecho: los yihadistas que operan en España son, salvo contadas excepciones, de origen marroquí y, desde 2012, pertenecientes a la segunda generación de migrantes procedentes de ese país, muchos ya con nacionalidad española.

La rapidez con la que la Policía encuentra conexiones entre los distintos miembros de las células y entre las células entre sí, dentro y fuera del territorio nacional, ha llevado a que actúen y se organicen cada vez más de manera aislada e independiente, según reflejan los investigadores de Elcano en su estudio y según certifican fuentes de la lucha antiterrorista. “Es una manera de protegerse frente a la persecución policial”, señalan. “Al igual que el establecer contacto cara a cara es más seguro que hacerlo por las redes sociales y por los foros, muchos ya perforados por los investigadores”, analizan las mismas fuentes.

Según las conclusiones del estudio de Elcano, se trata de células más efímeras, de creación rápida y, frente a las conexiones transnacionales (principalmente con Marruecos) que se daban entre sus miembros en un 97,5% de los casos antes de 2012, se ha pasado a que esas relaciones solo se encuentren en un 65,7% de los casos de sus componentes, también más jóvenes en general. Llama la atención que en el caso de las conexiones de las redes en países europeos, desaparecen las que existieron antes de 2012 con Italia y Reino Unido, y se reducen a la casi a la mitad las que existían con Francia (de darse en el 62,3% de los casos a solo en el 33,8%), Bélgica (del 54,5% al 36,9%) o Alemania (del 20,8% al 9,2%). Según los expertos en la lucha antiterrorista sus estructuras logísticas están en sus países de origen, no en la UE.

Los menores inmigrantes, carne de cañón de la radicalización

 

Una de las actuales preocupaciones en la lucha antiterrorista es la de los menores inmigrantes no acompañados que llegan a España. En el último año se ha producido un agudo crecimiento de ese fenómeno migratorio, acumulándose una bolsa de 12.000 niños que ha desbordado por completo la red de acogida española. “Son carne de cañón de los agentes radicalizadores: solos, desarraigados y necesitados, son las víctimas perfectas”, asegura un agente del Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (CITCO), que aúna la información procedentes de los distintos cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado.

Fuentes de la lucha antiterrorista aseguran que ahora se están viendo  obligados a realizar un mayor seguimiento de la evolución de todos esos menores no acompañados en nuestro país, ante la posibilidad de que puedan caer en la red de algún radical islamista, como les ocurrió a los jóvenes captados por el imán de Ripoll, Abdelbaky Es Satty. Cataluña sigue siendo, de largo, la provincia española donde el salafismo —el movimiento más radical del Islam— campa por libre, junto las ciudades autónomas de Ceuta, Melilla, Madrid y Valencia.

Un vídeo yihadista llamó a atentar en España contra las procesiones de Semana Santa

Los grupos islamistas siguen teniendo a España como uno de sus objetivos en Europa. Una muestra de ello es el último vídeo distribuido [15/04/2019 – Libertad Digital] en los canales propagandísticos próximos a Estado Islámico, en el que se llama a los lobos solitarios yihadistas a aprovechar las tradicionales celebraciones religiosas que tienen lugar durante la Semana Santa para atentar en las principales ciudades de nuestro país.

Elaborado por la productora Muntasir Media, próxima a Estado Islámico, pero que no forma parte de su estructura, ha sido detectado en las últimas horas por la consultora de seguridad AICS. El vídeo se titula “Pero dónde estáis… oh Muwahid (creyente)“, está locutado íntegramente en árabe, aunque tiene subtítulos tanto en árabe como en castellano, y tiene un duración ligeramente superior al minuto.

En el mismo se entremezclan imágenes de las procesiones de Semana Santa en diferentes ciudades españolas, con superposiciones de yihadistas y un hombre guardándose un arma blanca. Asimismo, incluye imágenes de los atentados islamistas que tuvieron lugar en Cataluña en el verano de 2017, se puede ver la simulación de un atropello desde el interior del autobús que lo realiza e incluye escenas de combates en Siria e Irak.

También aparece en el metraje un fragmento del audio grabado por el terrorista español Muhammed Yassin Ahram Pérez, conocido popularmente como el hijo de la Tomasa, que se hizo conocido en nuestro país al ser el encargado de grabar un vídeo de Estado Islámico amenazando a España poco días después del doble atentado islamista en Cataluña.

El vídeo yihadista está fechado como “Sha´ban 1440“. El primer término hace referencia al noveno mes del calendario musulmán, en el que ahora nos encontramos. A diferencia que el calendario occidental, el islámico se rige por la luna. El número 1440 indica el año del islam suní en el que nos encontramos hasta ahora y hace alusión a los años transcurridos desde la Hégira, la huida o migración de Mahoma desde La Meca a Medina.

 

Vía La Vanguardia,El País, Rtve,El Confidencial

x

Usamos cookies para brindarle la mejor experiencia en línea. Al aceptar que acepta el uso de cookies de acuerdo con nuestra política de cookies.

Acepto No acepto Centro de privacidad Configuracion de Privacidad + sobre las cookies